Es importante en este punto establecer que, aunque realicemos algún tipo de ejercicio no necesariamente significa que no podamos tener un comportamiento sedentario durante del resto de las horas del día, en nuestros trabajos o en el tiempo de ocio.
En la sociedad actual, pasamos la mayor parte del día inactivos o en actividades sedentarias, incluyendo el transporte, la ocupación laboral y el tiempo libre. Según las estimaciones recientes, se puede asegurar que solamente entre el 30 o 40 por ciento del tiempo que permanecemos despiertos lo dedicamos a una actividad física de intensidad moderada a vigorosa, mientras que el 60 por ciento de las horas de vigilia restantes, las dedicamos a actividades sedentarias.

El sedentarismo ha sido definido como aquellas actividades caracterizadas por estar sentado o en posición recostada y que no requieren un gasto de energía.

Es importante destacar que el sueño no se considera una conducta sedentaria, debido a sus funciones fisiológicas de restauración, sólo aquellas conductas que requieren bajo gasto de energía (menos de 1.5 MET) y que se producen durante las horas de vigilia, son consideradas como sedentarias.

De hecho, la intensidad, la duración y el tiempo total de la AF tiene sinergia y reduce el riesgo de sobrepeso /obesidad en las mujeres y los hombres. En contraste el comportamiento sedentario, con actividades que nos mantienen, mucho tiempo sentados o con lapsos de tiempo prolongado de pantalla (viendo la televisión, usando la computadora o jugando juegos electrónicos), ha aumentado el riesgo de obesidad en niños y adultos, independientemente de la actividad física que realicen.

En los niños, el sedentarismo se ha asociado con infiltración de grasa en el músculo esquelético durante el crecimiento, que podría contribuir a la obesidad relacionada con trastornos metabólicos. Además, ver televisión más de dos horas por día causa: deterioro físico, disminución de las puntuaciones de autoestima y el comportamiento pro-social, baja en el rendimiento académico y además un mayor riesgo de obesidad. Por lo tanto, el tiempo sedentario debe destacarse como un factor de riesgo independiente con el fin de prevenir la obesidad.

De hecho, se ha demostrado que el sobrepeso / obesidad, se asocia con disminución de la posibilidad de cumplir con los niveles de actividad física recomendada, ya que al tener más barreras para realizar actividades física los sujetos tienden a pasar más tiempo en conductas sedentarias. Curiosamente, las mujeres pero no en hombres, con tiempos de visualización de TV (≥ 4 h / día) presenta una disminución de AF mayor, independientemente de la obesidad abdominal. En general las estadísticas sobre sedentarismo indican que las mujeres ven más televisión y tienen más actividades sedentarias que los hombres, aumentando así su riesgo de obesidad y otras complicaciones relacionadas.

En México, de acuerdo a los resultados de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (ENSANUT 2012), el 58.6% de los niños y adolescentes de 10 a 14 años no practicaron algún ejercicio durante los últimos 12 meses previos a la encuesta y los que lo practicaron realizaron futbol soccer. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), en México 22.7% de los adolescentes entre 15 y 18 años son inactivos. Además, la inactividad física aumentó alrededor del 47.3% entre 2006 y 2012 en los adultos de 20 a 69 años de edad. Adicionalmente, en México, el 33% de los niños y adolescentes pasa más de dos horas diarias frente a una pantalla. Finalmente, 48.6% de los adultos reportó haber pasado más de dos horas diarias frente a una pantalla.

Ante la elevada prevalencia de actividades sedentarias y las consecuencias en la población existen recomendaciones internacionales para romper con el sedentarismo, por ejemplo, se recomienda minimizar el tiempo dedicado a actividades que te obligan a estar sentado por periodos prolongados. Además, se recomienda que de tener actividades sedentarias, éstas se deben interrumpir al menos cada dos horas, poniéndose de pie y caminar por unos minutos.

¿Qué pasa si estás mucho tiempo sentado o acostado en un sillón?